Skip to content

(...) y un día, después de muchos días, viene la peor de las reflexiones, que te trasladan al peor de los escenarios (...) entonces es cuando te preguntas hasta cuándo esta situación canalla y limitante que coarta lo que nos hace sentir más vivos, y que no es en sí la propia enfermedad. Volver a sentir los abrazos, sentir los besos, sentir los encuentros y poder celebrarlos... En ese peor de los escenarios, llegas a imaginar que hay algo más ínfimo que mendigar amor, y es el rechazo a la relación por miedo a enfermar o a hacer enfermar. No poder poner fecha a la recuperación de nuestra esencia, se hace brutal y despiadado. Hay una lucha paralela a la de vencer a la enfermedad: recuperar nuestra vida y disfrutar de ella ahora más que nunca.

Olatz Ibinaga
Auxiliar de Enfermeria
Bilbao
Compártelo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

Escríbeme aquí tu comentario, gracias!

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *